¡Bienvenidos inmigrantes!

COMPARTIR
SOBRE LA SERIE

El reino animal no necesita pasaporte

Mientras los humanos se debaten en acaloradas discusiones sobre inmigración, refugiados, fronteras y muros, el resto del reino animal cruza los territorios sin necesidad de pasaporte.

Colombia acoge cientos de especies migratorias que llegan por agua, tierra y aire buscando alimento y refugio. Tortugas, ballenas, aves, murciélagos e insectos emprenden largos y peligrosos viajes. En Explora celebramos la diversidad de la vida: ¡Bienvenidos inmigrantes! 

 

El águila cuaresmera

Como si tuvieran un calendario integrado en el ADN, año tras año y por las mismas fechas, decenas de aves migratorias llegan a Colombia. Una de ellas recibe su nombre porque su migración coincide con la celebración cristiana de la cuaresma: el águila cuaresmera.

En realidad son dos especies que viajan juntas desde Estados Unidos y Canadá, y utilizan nuestro país como lugar de paso. Una especie migra hacia los bosques de Bolivia y Brasil, y la otra hacia los bosques de Uruguay, Chile y Argentina. Su vuelo migratorio es uno de los más largos entre las aves rapaces, superando distancias de 23.000 kilómetros. 

En su retorno hacia el norte, las águilas se congregan en distintas zonas de Antioquia, Chocó, Risaralda y Tolima para descansar antes de proseguir su viaje. Los grandes grupos de águilas pueden verse entre los meses de marzo y abril, y más adelante, entre octubre y noviembre. 

Desafortunadamente los campesinos de las regiones donde pueden verse, aprovechan las temporadas para cazarlas y consumir su carne en la época de la cuaresma. Otros lo hacen por la creencia de que su carne tiene propiedades medicinales. 

Estas aves son muy importantes, pues se alimentan de insectos y roedores que son considerados plagas por los humanos.

 


El sábalo 

Los sábalos son de los pocos peces que pueden vivir en agua dulce y en agua salada. Son animales migratorios tan hábiles que se las arreglaron para cruzar el Canal de Panamá para llegar al Océano Pacífico. 

En Colombia provienen desde distintas regiones del mar Caribe y remontan las aguas de ríos caudalosos como el Sinú, el Atrato y el San Jorge. 

En el río Magdalena, la arteria fluvial más importante del país, el sábalo lucha contra la corriente y logra llegar hasta lugares como Honda, Tolima, a más de 600 km. de la costa. Aunque cada vez es más difícil verlos por los agresivos métodos de pesca. 

Durante la temporada de reproducción en Colombia, en los meses de abril y mayo, los sábalos se dirigen al mar, donde ponen sus huevos


La urania

La polilla urania es sorprendente. Por su tamaño y colorido luce como un animal frágil, pero es capaz de cruzar aguas abiertas en el mar y países enteros durante sus migraciones. Conocida también como colipato verde, se encuentra naturalmente desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Perú. 

Las orugas de las uranias se alimentan de las hojas de un bejuco llamado Omphalea, cuyas toxinas repelen a los insectos herbívoros. Las orugas toleran este veneno hasta cierto punto, lo cual las hace, a su vez, venenosas para sus depredadores. 

Cuando la población de orugas aumenta excesivamente, por lo regular cada cinco o seis años, la planta reacciona de inmediato produciendo una mayor cantidad de toxinas hasta que su concentración se hace letal. 

Cuando esto ocurre, las orugas se transforman rápidamente en adultas aladas y emprenden una migración masiva en busca de otros lugares donde las plantas de Omphalea contengan menos concentraciones de toxinas, garantizando así el alimento de sus descendientes. 

Para algunas polillas esto implica travesías entre las costas del Pacífico de Honduras y del Chocó. Durante su paso por nuestro país, también pueden alimentarse del néctar de árboles nativos como los guamos y el suribio.

 

Hoy en ¡Bienvenidos Inmigrantes!: La urania, una polilla capaz de cruzar aguas abiertas en el mar y países enteros durante sus migraciones. #SeriesExplora

Una publicación compartida de Parque Explora (@parqueexplora) el


La tortuga laúd

La tortuga laúd o canal es la especie de tortuga más grande del mundo. Con una longitud de casi dos metros y medio y un peso de más de 600 kilos, es uno de los viajeros más colosales que visita nuestro país.

Su tamaño parece proporcional a las amenazas a las que debe enfrentarse en su trayecto: las redes de pesca donde quedan atrapadas, los plásticos que confunde con su alimento preferido (las agua malas), los humanos que se comen sus huevos, unido a la erosión de las playas donde los depositan. Las amenazas son tan graves que hoy están en peligro de extinción.

Las hembras se aparean cada tres o cuatro años en el mar, y regresan a sus playas natales para depositar los huevos. En cambio, una vez las crías macho entran al agua, jamás vuelven a salir del mar. 

Aún desconocemos cómo pueden recordar su sitio de nacimiento, pero se cree que usan como guía el campo magnético de la tierra, y el “olor” de su playa natal les sirve como carta de navegación.

Pueden viajar solas hasta 10.000 kilómetros, cruzando mares de zonas templadas hasta llegar a las costas tropicales donde se reproducen. Entre marzo y mayo, un centenar de ellas desovan en las playas de Playona, Acandí y Chilingos, en el Golfo de Urabá. En las playas del Pacífico no se reportan anidamientos masivos desde hace varias décadas. 

 

Hoy en ¡Bienvenidos Inmigrantes!: tortuga laúd. Con casi 600 kilos, es de los viajeros más colosales que visita nuestro país. #SeriesExplora

Una publicación compartida de Parque Explora (@parqueexplora) el

 

La ballena jorobada

En Colombia, el animal migratorio más emblemático del mar es la ballena jorobada. La forma y distribución de las manchas en su cola equivalen a la huella dactilar de los humanos. Gracias a esas “huellas” se pudo constatar que muchas ballenas en aguas colombianas eran los mismos individuos que se encontraban en aguas antárticas.

Cuando se inicia el otoño en el sur del continente, las jorobadas emprenden un viaje de más de 8.000 km a lo largo del borde occidental de Suramérica, en busca de aguas cálidas como las de Colombia, donde pueden observarse entre los meses de julio y noviembre.

El tiempo de permanencia de cada individuo no sobrepasa los dos meses, porque las ballenas jorobadas adultas ayunan durante su estadía en el trópico. Los machos compiten entre sí por las hembras, emiten sonidos melódicos y hacen demostraciones de fuerza, dando saltos en el agua y golpeando la superficie con la cola y las aletas.

Las hembras embarazadas llegan a lugares como Bahía de Málaga y el Golfo de Tribugá para dar a luz a sus crías. Una vez los ballenatos adquieren suficiente fortaleza y destreza de movimientos, madres y crías emprenden juntas el largo viaje de retorno al Sur. 

 

Contenidos relacionados
Biodiversidad y Biología
Por Carolina Sanín, jefe de biodiversidad del Parque Explora El martes 3 de octubre, naturalistas y apasionados...
Biodiversidad y Biología
Un naturalista urbano quiere tener a la biodiversidad muy cerquita, así que busca cualquier rincón para tener plantas....
Biodiversidad y Biología
Desde el 15 de agosto de 2017, una nueva habitante hace parte del Vivario Explora. Se conoce comúnmente como...
Biodiversidad y Biología
Qué bien trazó el hábil jardinero con flores y hierbas este nuevo reloj donde el suavísimo sol en lo alto corre a...
Contenido Popular
Ciencias Sociales y Humanas
El Parque de los Deseos es un lugar de encuentro para las personas LGBTI reconocido en la ciudad y líderes de la...
En Bursa, Turquía, una ciudad con aproximadamente la misma contaminación lumínica de Medellín, también se puede ver...
Ciencias Sociales y Humanas
El pasado jueves 22 de octubre en el Parque de los Deseos los invitados expusieron las dificultades que enfrentan...
Según narra el portal inglés BBC noticias, Stephen Hawking ha descrito la búsqueda de vida extraterrestre como "la...