Educación diferente

COMPARTIR

Un colegio donde los estudiantes hacen lo que quieren

No hay textos guías, no hay rejas que los separen de la ciudad, tampoco hay un plan de contenidos. Sí hay estudiantes y docentes apasionados, sí hay un museo hecho por niños y jóvenes, también hay aprendizaje con sentido. Laura McBain, directora de relaciones externas de High Tech High, visitó el Parque Explora y compartió la experiencia de un modelo educativo para construir equidad.


Los espacios de High Tech High son un reflejo de las ideas de los estudiantes

Descubren las mejores maneras de convivir con la fauna silvestre, crean modelos de civilizaciones utópicas, investigan por qué pasa lo que pasa en redes sociales, referencian en mapas de la ciudad indicadores de situaciones sociales y económicas, diseñan dietas saludables para las comunidades, hacen páginas web, obras de teatro o documentales... Los estudiantes de High Tech High proponen y realizan proyectos relacionados con sus intereses desde que ingresan a preescolar hasta que se gradúan. La condición esencial: la pasión.

Desde 1999, este colegio público de California, Estados Unidos, ha trabajado con un modelo educativo basado en proyectos. "Llámalo STEAM, STEM, aprendizaje basado en proyectos, aprendizaje basado en problemas, aprendizaje por descubrimiento... lo que queremos es trabajar por la equidad, escuchar y entender a nuestros estudiantes y acompañarlos en las transformaciones personales que atraviesan cuando construyen conocimiento", dice Laura McBain, directora de relaciones externas de la institución, quien vino a Medellín para compartir sus experiencias con maestros de la ciudad que desde 2014 han participado en un proyecto para explorar posibles estrategias de transformación educativa en la ciudad, liderado por la Agencia de Educación Superior de la Alcaldía de Medellín —Sapiencia— y el Parque Explora, y apoyado por la Fundación Proantioquia.

"Con este proyecto queremos establecer una ruta de posibilidades para que Medellín pueda pensar en una política pública en pro de una educación de calidad que se conecte con la ciudad y el sector académico y empresarial", cuenta José Ignacio Uribe, coordinador científico de Explora.

El 99 % de los 5500 estudiantes de High Tech High van a la universidad cuando se gradúan. Sin embargo, Laura cuenta que para ellos un indicador más significativo es el porcentaje de acceso a la educación superior en la población estudiantil con familias de bajos recursos o en las que nadie ha asistido a la universidad, que se encuentra entre el 78 y el 80 %.

¿Cómo lo logran? HIgh Tech High se rige por cuatro principios:

Personalización

En High Tech High, los maestros conocen muy bien a sus estudiantes. Al inicio de cada año van a la casa de sus estudiantes para comprender su entorno, conocer a sus familiares y, así, acercarse a la diversidad de mundos que se reúnen en sus clases y ajustar sus acciones a ese entendimiento. Cada estudiante cuenta con un asesor con quien se reúne regularmente para conversar, apoyar su proceso académico y planear el futuro.

Conexión con el mundo adulto

Los estudiantes conectan sus estudios con el mundo que hay más allá del colegio. Hacen salidas de campo, servicio comunitario y pasantías; además, consultan frecuentemente expertos externos para afinar sus proyectos. Exhiben sus trabajos para audiencias de la ciudad, del país y del mundo en diversos escenarios: teatros, universidades o museos como el American Museum of Natural History. Esta trayectoria hace que busquen y aprecien los aportes que un externo pueda brindarles. "Uno puede preguntarse qué hace una adolescente de 15 años trabajando como comunicadora en las oficinas del gobierno local. Para nosotros este tipo de pasantías son invaluables para que nuestros chicos se enfrenten al mundo real. Además, para las empresas y entidades es muy enriquecedor fomentar y apoyar el talento de los jóvenes". Adicionalmente, las instalaciones del colegio se asemejan a un entorno natural de trabajo: cuentan con salones de ventanas amplias, áreas para el trabajo grupal y el desarrollo de proyectos, laboratorios equipados con la última tecnología, conexión wifi en todos los espacios y áreas comunes donde se exhiben los prototipos y las obras de arte. Así, cuando terminan sus estudios, los estudiantes tienen un atractivo portafolio con 70-100 proyectos propios, entienden cómo funciona el mundo laboral y, lo más importante de todo, aprecian los resultados del trabajo en equipo y el valor de la diversidad de pensamiento.

El docente como diseñador

"Los maestros nuevos se aterran cuando llegan y se dan cuenta de que no existe un currículo ni un plan establecido, se preguntan: '¿entonces yo qué voy a enseñar?'", cuenta Laura, y agrega: "si bien tenemos textos guías, los maestros nuevos son acompañados todo el tiempo para que entiendan cómo trabajamos aquí. Al principio los proyectos que acompañan son más convencionales y 'recatados', pero cuando empiezan a ver lo que otros hacen se arriesgan con ideas más creativas". Y es precisamente esto lo que permite que el maestro sea un entusiasta todo el tiempo.

Una misión intelectual conjunta

High Tech High, a diferencia de otros colegios de Estados Unidos, no clasifica a sus estudiantes por el nivel académico que de ellos se percibe, tampoco fragmenta las clases en numerosas materias. Se trata de integrar, no de segregar. Todos los estudiantes hacen proyectos de manera colaborativa y recurriendo al conocimiento de varias disciplinas (arte, comunicación, ciencia, tecnología, entre otros). La comunidad educativa y los ciudadanos en general hacen parte también de esta misión intelectual, asisten a presentaciones públicas, llamadas exhibiciones de aprendizaje, donde los estudiantes exponen sus trabajos y argumentan las decisiones que han tomado.

Para lograr un cupo, los aspirantes se postulan a un proceso de selección al azar, de manera que en las clases haya niños y jóvenes de diversos contextos sociales, culturales y económicos.

Así, escuchando a los estudiantes, reflexionando sobre el propósito de lo que se aprende, conectando la escuela con el mundo, reconociendo el valor de la diversidad y trabajando en equipo, este colegio es un referente de buenas prácticas para transformar la educación y contribuir a personas conscientes de sí y del otro.

Contenidos relacionados
Educación
Estudiantes de la Institución Educativa José María Bernal, de la comuna 16 de Medellín, llegaron hasta una empresa de...
Educación
Josué Machuca es profesor de Tecnología de la I. E. José María Bernal, de la comuna 16 (Belén), y cambió las clases...
Educación
En 15 instituciones educativas de la ciudad, cerca de dos mil estudiantes están construyendo videojuegos, aplicaciones...
Educación
Coordinadores de 12 instituciones educativas de Medellín se reunieron en el Exploratorio, taller público de...
Contenido Popular
Ciencias Sociales y Humanas
El Parque de los Deseos es un lugar de encuentro para las personas LGBTI reconocido en la ciudad y líderes de la...
En Bursa, Turquía, una ciudad con aproximadamente la misma contaminación lumínica de Medellín, también se puede ver...
Ciencias Sociales y Humanas
El pasado jueves 22 de octubre en el Parque de los Deseos los invitados expusieron las dificultades que enfrentan...
Según narra el portal inglés BBC noticias, Stephen Hawking ha descrito la búsqueda de vida extraterrestre como "la...