Testimonio

COMPARTIR

Como todas las historias que inician, ésta tiene su comienzo

Compartimos el testimonio de Claudia Vera, maestra de la Institución Educativa Kennedy y ganadora, con su grupo, del primer lugar a la investigación sobre Francisco José de Caldas de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

 

Todo comenzó en el auditorio del parque Explora, un 21 de Noviembre del año 2015, cuando Álvaro Cano, orientador del taller de maestros Astromae, hizo la invitación al evento del año siguiente con la conmemoración de los 200 años de la muerte del Sabio colombiano, Francisco José de Caldas, el primer científico del que se conocen registros en estas tierras y quien hizo grandes aportes a la ciencia de la Nueva Granada.

Un par de maestras que se conocieron en Astromae, y que compartían en su tiempo de vacaciones, decidieron emprender una nueva aventura al iniciar el año escolar: unir a los niños de dos escuelas de la ciudad de Medellín y del municipio de Andes, para que compartieran, al estilo de Francisco José de Caldas, información sobre la flora y fauna de sus respectivos entornos, teniendo como premisas la producción textual a través de cartas -ya que en la vereda de San Peruchito de Andes no hay internet- y los procesos científicos de observación, experimentación, análisis, recopilación de información y comunicación. Esto se dio, además, bajo la interdisciplinariedad de otras áreas como la artística en la producción de representaciones gráficas de la flora y fauna, las ciencias sociales desde el reconocimiento geográfico y astronómico del lugar, la historia del sabio Caldas y de nuestra querida patria; también se vivió la formación en valores humanos como la responsabilidad, el respeto, la puntualidad, la amistad; se dio pie a la utilización de las herramientas tecnológicas que estuvieran a su alcance, para construir entre todos "EL HERBARIO VIAJERO: TRAS LAS HUELLAS DEL SABIO CALDAS".

El esplendor de la vida pero, también, la muerte de uno de sus compañeros

Cada quince días,-si era posible-, desde el 26 de enero de 2016, los estudiantes del grado cuarto de la I.E. Kennedy sección Minerva y los estudiantes de los grados tercero y cuarto de la I.E. San Peruchito sede primaria, han esperado con ansias las noticias de sus respectivos remitentes, sus nuevos amiguitos a quienes aprenden a conocer y a querer a través de las cartas y superando la distancia, así como lo hizo Francisco José de Caldas con su amada María Manuela Barahona. Y como ellos, los niños de estas dos escuelas se dieron a conocer compartiendo saberes, anécdotas, emociones y sentimientos, así como sus gustos, sus conocimientos de las plantas y de su entorno.

Contaron sobre lo que aprendían en sus clases, las actividades que realizaban en sus escuelas y lo que observaban, investigaban y registraban en su herbario. Contaron acerca de lo que leían y consultaban, lo que construyeron en las aulas, los experimentos y sus resultados, el gusto por la ciencia y el deporte, la felicidad por los triunfos y el deseo de conocerse en persona.

Compartieron también sus angustias, tristezas y dolores, como la pérdida del amigo Luis Manuel Ibarra Ibarra, estudiante del grado cuarto de San Peruchito, quien el 2 de Julio de este año partió para siempre al igual que Caldas, al “Jardín Botánico de Dios”

Las familias, los saberes ancestrales y más

¿Y qué decir del acompañamiento de las familias? Pues que fueron un apoyo fundamental y que algunos se dejaron contagiar del entusiasmo de los niños, quienes llegaban ansiosos a contar las anécdotas vividas narradas en las cartas. Los niños comprometían a sus padres para que les ayudaran a escribir nuevas historias, a consultar sobre el tema indicado, y a averiguar en los saberes ancestrales sobre las plantas y a conocer más sobre el reino vegetal que los rodeaba. Un sinfín de historias que se van entretejiendo y se van guardando en la carpeta que cada uno elaboró para guardar las cartas, las actividades, los textos de ellos o los consultados, las poesías que compartieron y las muestras de las plantas que pudieron obtener, para que en medio de los salones de clase de la ciudad y del campo como laboratorios, se sigan las huellas del sabio Caldas. En el campo con la rudimentaria materia prima: los árboles y plantas del colegio que aprendieron a identificar en una hermosa fiesta del medio ambiente y que han ido conociendo en la producción textual del herbario; y en la ciudad, con los saberes de la profesora del área y las herramientas tecnológicas necesarias para profundizar en el conocimiento científico y el aporte de las plantas a la vida del hombre, su interacción día a día con ellas en el entorno cotidiano: el alimento, el trabajo, el paisaje, la medicina…". 

Y para sorpresa de todos, gracias al esfuerzo, la constancia, la motivación, el compromiso, el amor y la disposición para hacer las cosas bien y mejorar cada vez que se hiciera necesario, fueron elegidos como ganadores del primer puesto a la investigación sobre Francisco José de Caldas, auspiciado por el Parque Explora Medellín y la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales con el premio especial “Como si fueras Caldas”. Tres representantes de las dos escuelas y las dos profesoras, viajarán a compartir su trabajo en Bogotá, en calidad de expositores, con otros grupos de niños y jóvenes investigadores de Colombia. El encuentro nacional se efectuará el viernes 28 y sábado 29 de octubre de 2016 en el Banco de la República-Biblioteca Luis Ángel Arango, en el marco del Congreso Internacional del Bicentenario Francisco José de Caldas (1816-2016).

Pero la historia no termina aquí, el propósito es abarcar la flora de las dos instituciones y un año escolar es muy corto para ello, además de que hay grandes ambiciones: la primera, conocer no sólo la flora del entorno cercano, sino también de la región. La segunda, integrar al reino animal a esta aventura para llegar también a la fascinación con este nuevo reto que a muchos niños más, los apasiona. Y la tercera, como un gran sueño y más inmediata, conocer en persona a quien se esconde tras las letras de cada carta. Ese es el deseo manifiesto constante de los niños de las dos instituciones, poder ver cara a cara a su amiguito, de quien aprende en cada texto que construye y que recibe y lee con entusiasmo. Poder compartir una palabra, pero en esta ocasión, que salga de su boca y que llegue a los oídos de su interlocutor en vivo y en directo y no como los medios de comunicación de hoy ofrecen, desde la facilidad de un dispositivo y la interconexión y sin un contacto humano cercano. Como lo hicieron Manuelita y Caldas desde el inicio de su relación, se conocieron, se enamoraron y casaron por medio de cartas, y meses más tarde se encontraron para perpetuar su amor. Y así como ellos, los niños de la Minerva y los niños de San Peruchito, después de muchos meses de escribirse y compartir tantos pensamientos, quieren unir sus lazos de amistad más cercana y continuar con la aventura de la ciencia, tras las huellas del sabio Caldas.

Noticia relacionada:
Niños y jóvenes investigadores hablan del sabio Caldas.

GALERÍA
Contenidos relacionados
Educación
Estudiantes de la Institución Educativa José María Bernal, de la comuna 16 de Medellín, llegaron hasta una empresa de...
Educación
Josué Machuca es profesor de Tecnología de la I. E. José María Bernal, de la comuna 16 (Belén), y cambió las clases...
Educación
En 15 instituciones educativas de la ciudad, cerca de dos mil estudiantes están construyendo videojuegos, aplicaciones...
Educación
Coordinadores de 12 instituciones educativas de Medellín se reunieron en el Exploratorio, taller público de...
Contenido Popular
Ciencias Sociales y Humanas
El pasado jueves 22 de octubre en el Parque de los Deseos los invitados expusieron las dificultades que enfrentan...
Según narra el portal inglés BBC noticias, Stephen Hawking ha descrito la búsqueda de vida extraterrestre como "la...
Programación Explora
 
Teatro ciencia
La décimo octava edición de este encuentro se realizará el 1, 2 y 3 de octubre en Culiacán, Sinaloa, México. Es un...