Viendo fundir el busto de Girardot

COMPARTIR
APARTES

Una crónica de Efe Gómez

“Durante la noche de navidad de 1910, el escritor antioqueño Efe Gómez presenció la fundición del busto de Girardot en los talleres de Velilla y Escobar, localizados en Robledo. La experiencia le inspiró un emotivo texto épico, que fue publicado en la prestigiosa revista Alpha (números 61 y 62, Medellín, febrero de 1911, pp.17-20), dotado de elementos preciosistas… y en el que anuncia el nacimiento del héroe, por gracia del Arte”. Apartes tomados de La mano luminosa. Vida y obra de Francisco Antonio Cano. Santiago Londoño Vélez. Fondo Editorial Universidad Eafit, Colección Cielos de arena.

 

Efe Gómez
Efe Gómez, retrato de Francisco Antonio Cano

 

“De prisa, más de prisa. A toda válvula, que ardan los ejes de la Pelton. Más, mucho más aún, que las aletas del ventilador, hiriendo el aire, vibren como los bordones de una lira. ¡Bien! ¡Cómo retiemblan las toberas! ¡Cómo el horno se empenacha con llamas y con chispas!

El molde ya está rojo, rojo y ardiente. Le matriz vacía, que la fundida cera dejó correr, esplende y arde, y espera ardiente el metal líquido que ha de llenarla y que, al enfriarse, conservará eterna la impresión de los pulgares febriles del Artista cuando en la blonda arcilla persiguió su sueño.

Más metal: echad más metal dentro del horno- Mucho más aún. ¿No estáis viendo que lo que a fundir vamos es un héroe, el Héroe? Verted dentro de este horno lo que tengáis de más precioso y de más caro. Arrojad en él artistas vuestras plumas, vuestros cinceles, vuestras liras; vuestras espadas, caballeros; patricias, vuestras joyas.

Más aún. Todo el metal que reunir podamos: el que al golpe de la piqueta saltó de la roca en el fondo de la mina; el que de remotas playas trajo el mercader; el que cubrieron ayer las laderas y los valles.

Más, más aún. ¡Qué! ¿No os atrevéis? Sí: arrojad también ese. Aquí se purifica todo. ¿Acaso porque ese oro está mojada con llanto , teñido con sangre? (…)

La Vida, el Arte, lo purifican todo: De una colonia de bandido surgió Roma eterna que dio el Derecho al mundo. Del oro que los Dogos piratearon, del que amontonan los Borgias sanguinarios y los Médicis magníficos, brotó la raza de dioses que el Renacimiento aprisionó en telas, en mármoles y en muros. ¡Arte, Vida! Alotropías de la Energía eterna que crea y rige el universo ¡Vosotros lo sois todo!

(…) Surge allí los centauros de los llanos en huracánico galope enfriados por el Arte en bronces inmortales de cinemático reposo. Menos firmes que lo estuvieron ante el fuego de los campos de batalla los héroes que eterniza, se va irguiendo valientes de la infantería granadina y en medio de todos ellos, no ya triste y pensativo, como lo soñara Tenerani, sino sublime como la bóveda estrellada, arcano y todopoderoso como el Destino mismo, el Padre de la Patria…Y allá, recortando el horizonte, caída la bandera, caída sí pero triunfante; caída sí pero allende las líneas enemigas; caída sí pero al otro lado del obstáculo, truncado, elíptico, tremendo, recibiendo en pleno rostro extático la triple lumbrada de la apoteosis, del triunfo y de la gloria, el Girardot de Cano.

Soplad, sí, soplad ¡oh Vida! En nuestro horno. Más, más aún. Hasta que os estallen los carrillos. ¿No véis que lo que a fundir vais es una raza, es la Raza? Sí, arrojad en vuestro horno todo eso que hoy alienta y vive, todo eso que forma nuestra edad de transición pueril y sórdida. Todo: las reliquias de los Conquistadores de místicas proezas, debilitados por el ocio, incapaces de aguantar sobre los hombros las espadas que sus padres vibraron en las diestras.

(…) Sí, verted también eso. Verted esa hojarasca. Por carretadas, por espuertas. Arded politiqueros, sectarios, cerebros conservados como frutas en su jugo en el caldo dulzón de jacobinismos abortados; cerebros incrustados como fósiles en las capas profundas de creaciones sociales ya extinguidas. Y vosotros también los desde Texas hasta las tierras Patagónicas, déspotas ridículos que saqueáis a vuestras patrias para después ir con su despojos, podridos rastacueros, a pasear vuestras infantiles desvergüenzas por los burdeles y las fondas de las Metrópolis del viejo mundo.

Cómo arde, cómo crepita esa mezcla heteróclita en el Horno de la Vida ¡Qué reborbollar! ¡Cómo se forman de elementos tan dispares monstruos pasajeros que se hinchan como pústulas, y crecen y deflagran lanzando en torno hedor infecto!

Pero ya el hervir se apacigua. Líquida y tranquila está la pasta luminosa, diáfana en que vas, oh Vida, de moldear los cerebros poliédricos cuajados de facetas como diamantes de imperial diadema, capaces de recibir y devolver bajo todos los ángulos posibles la infinita realidad del Universo.

(…) Y allá, recortando el horizonte, eternamente recortando el horizonte, postrimera meta, última Tule, símbolo perpetuo, caída de la Bandera, caída sí  pero más allá de las fronteras de la vida; caída sí pero del otro lado de lo Eterno, truncado, elíptico, tremendo; recibiendo en pleno rostro extático la imbalbucible luz que viene del Arcano, arrancado ya por siempre el velo de las Esfinge, el Girardot de Cano”.

Robledo, diciembre 26 de 1910

Contenidos relacionados
Actualidad
Desde hace 11 años este programa de conciertos gratuitos comparte expresiones musicales de Medellín: ya son 99...
Actualidad
Más de 20 personas curiosas por las artes visuales y sonoras conforman A la luz de las historias: un par de obras que...
Actualidad
Artistas locales, nacionales y otros provenientes de Argentina, Perú, Guatemala, Canadá, España, México y Estados...
Actualidad
El próximo miércoles 23 de agosto, a las 7:30 de la noche, tendrá lugar el Duelo de monólogos científicos del...
Contenido Popular
IMAGEN (Así se repararán los satélites espaciales.jpg) Salvo notables excepciones incluyendo el telescopio espacial...
El espacio está lleno de rocas espaciales, restos de la formación planetaria del Sistema Solar. Es común que estos...
Programación Explora
¡Crocantes y populares! Los chapulines. Son los insectos más famosos de México. Se venden en los mercados en...
Exploratorio
Su trabajo artístico se centra en la relación entre la tecnología y el cuerpo humano, desarrollando propuestas que...