Agua y aceite

COMPARTIR
SOBRE LA ACTIVIDAD EXPERIMENTAL

Todos los días comemos alimentos elaborados con aceite: huevo o carne frita, papas a la francesa..., pero nunca nos preguntamos si nuestra forma de desecharlo es la correcta. Desechar el aceite de forma equivocada puede generar un impacto ambiental importante. En Medellín, algunas empresas han comenzado a ingeniar formas de darle uso al aceite de cocina y transformarlo en biodiesel o jabón. Mientras este sueño se hace realidad, podemos reflexionar sobre la importancia de un buen manejo de los aceites residuales.

¿Qué necesito?

  • Dos recipientes transparentes con agua hasta la mitad

  • Tres cucharadas de aceite de cualquier tipo (puede ser usado)

  • Dos pitillos

¿Cómo lo hago?

  1. Añade las tres cucharadas de aceite a uno de los dos recipientes con agua, y en el otro deja solo el agua.

  2. Introduce un pitillo en cada uno de los vasos.

  3. Sopla por ambos pitillos. ¿Qué pasa con las burbujas que se forman en uno y otro vaso?

¿Qué hay detrás?

¿Cómo desechan en tu casa el aceite de cocina? ¿Lo tiran por el lavaplatos o a una quebrada cercana? En esta actividad podemos ver cómo, al mezclar agua y aceite, se forma una película que no deja salir el aire cuando soplamos por el pitillo, cosa que no sucede cuando el agua está libre de aceite. Cuando el aceite residual llega a las quebradas o se deposita en el suelo, forma una pequeña película que impide el paso del oxígeno, matando a seres vivos acuáticos y terrestres.

La forma correcta de desechar el aceite es almacenarlo en una botella no reciclable (de agua o gaseosa), taparla y depositarla en la basura con los demás residuos no reciclables. De esta forma se evita que el aceite termine en una quebrada o en el suelo.

Otra práctica común es quemar los residuos de aceite, pero esto genera gases contaminantes; al quemar aceite para carros y motos, por ejemplo, se generan residuos tóxicos que van directamente a la atmósfera.