Un grupo selecto

COMPARTIR
SOBRE LA ACTIVIDAD EXPERIMENTAL

¿Cómo influye el ambiente en la selección natural?

Muchos factores afectan a los seres que habitan determinado ambiente. Para que estos organismos puedan desarrollarse, vivir plenamente y tener éxito, deben estar lo mejor adaptados posible al ambiente donde se encuentran. ¿Estos ambientes son constantes en el tiempo? Y si cambian, ¿qué pasa con las formas de vida que se habían adaptado de manera específica?

¿Qué necesito?

  • Tres vasos desechables

  • Una botella de plástico

  • Bolitas de tres tamaños diferentes y varios colores (pueden ser de diferentes materiales)

¿Cómo lo hago?

  1. Perfora los tres vasos desechables de tal forma que la perforación de cada vaso tenga un tamaño similar al de las bolitas.

  2. Junta todas las bolitas en una botella plástica.

  3. Ordena los vasos según el tamaño de sus perforaciones (de mayor a menor).

  4. Mientras echas las bolitas en el primer filtro, puedes contar la siguiente historia: En la historia del planeta han existido diferentes ambientes y climas que han ido cambiando, y con ello, se han adaptado unas especies para sobrevivir. Pudo pasar que en el Cámbrico, los primeros invertebrados tenían unas formas de moverse tan lentas que no era posible apreciar su velocidad. Fue cuando surgió un depredador con una velocidad mayor a la de la mayoría de animales marinos, y exterminó una por una las especies que habitaban aquella Tierra primitiva…

  5. Vierte todas las bolitas de la botella en el primer vaso dejando caer las demás. En este caso, el vaso filtrador juega el papel de nuestro depredador del Cámbrico. Sigue contando la historia mientras viertes las otras bolitas: …Aunque estos depredadores de invertebrados fueron excelentes cazadores, algunas especies fueron capaces de ocultarse o de escapar. Pudieron sobrevivir y perdurar en el tiempo gracias a características como camuflajes, mimetismo, mecanismos químicos de defensa, etc., pues claramente tenían ventajas sobre las que no sobrevivieron…

  6. Repite la operación en los dos vasos restantes. Cada uno de ellos representa una adaptación que está estrechamente vinculada con la supervivencia de la especie. Continúa contando la historia mientras viertes las bolitas: ...Estos actos que comprometen un depredador y una presa han sido una forma de ir seleccionando las especies mejor adaptadas. Aunque otros eventos, como los climas extremos, dan ventaja a los mejores adaptados a aquellos nuevos ambientes, a cambios geológicos como la formación de cordilleras y cuencas, etc., finalmente es evidente que las especies que persisten en el tiempo son organismos que tan solo se adaptan. Si el momento cambia, las especies mejor adaptadas sobrevivirán, y las que no se adapten, morirán. Las especies que hoy en día podemos observar son los organismos que han podido sobrevivir a esta Tierra de apenas 4,5 mil millones de años, una Tierra cambiante, impredecible y asombrosa. Por eso podemos decir que todas las especies vivientes son… un grupo muy selecto.

¿Qué hay detrás?

Aunque la evolución no sigue una sola dirección, y cada especie tiene su trazado evolutivo, en la historia de la vida se han destacado varias fuerzas que de alguna manera la dirigen. Una de estas fuerzas evolutivas es la que Darwin estudió y explicó en su libro El origen de las especies por medio de la selección natural. La “selección natural” hace alusión a los cambios que pueden generar los factores ambientales sobre las especies, pues estos pueden estimular la pérdida de características específicas, provocar el fin de una especie o determinar el surgimiento de nuevas formas de vida.

Esta selección natural no está dirigida a “crear” seres perfectos, sino que se encarga de la variación continua de los organismos. Su objetivo no es llegar a una forma ideal, sino garantizar que perdure en el tiempo. Por ejemplo, algunos grupos de primates se asentaron en zonas boscosas donde los árboles alcanzaban los veinte metros de altura, de manera que tuvieron que adaptarse y llegaron a tener colas prensiles, organización social con jerarquías, hábitos de caza y consumo selectivo de frutos, etc., los cuales les confirieron ventajas de desplazamiento, huida, y alimentación que están directamente asociadas con su supervivencia. Por su parte, los primates que se establecieron en sabanas –como los papiones– desarrollaron comportamientos muy diferentes a los del grupo anterior: sus miembros traseros se adaptaron a estar sentados y desarrollaron callos en sus caderas.