Pablo Páramo

¿Puede hacer algo el espacio público por liberarnos de la angustia privada?