Lab. Bestiario Expandido: mutación de conocimientos

  • FECHA:
    Jueves, Abril 18, 2019
COMPARTIR

La imaginación y las críticas ambientales sobre la extinción indiscriminada de los animales se materializaron en seres mutantes. El colectivo de Bogotá Mutante Lab dirigió el laboratorio-residencia Bestiario Expandido, entre febrero y marzo de 2019, en el que un grupo interdisciplinario de ciudadanos intercambió conocimientos y participó de un proceso de creación y experimentación con materiales reciclados. 

Con el objetivo de crear una relación entre la información, la comunicación y las artes alternativa al consumo, se pensó este espacio, pues según Juan Diego Rivera, realizador cinematográfico y miembro del equipo: “La producción tecnológica está muy centrada en la automatización de las tareas por ello, es importante que la gente construya nuevas narrativas y esto implica salir a la calle”. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Exploratorio (@exploratoriomed) el

Construir un bestiario, alternándolo con herramientas digitales y análogas, fue una posibilidad para reflexionar sobre la relación entre las tecnologías y los humanos; la relación política frente al espacio público y cuestionar las 'verdades' del hacer. “Nosotros pensamos que recorrer la ciudad es toda una expedición. Sabemos que las islas de basura y el cambio climático nos van a afectar a todos, por eso pensamos que es importante abordar esta temática en diferentes ciudades para conocer cuáles son sus problemáticas actuales”, explica Natalia Rivera, artista de medios, diseñadora e integrante del colectivo. 

Con preguntas sobre las problemáticas medioambientales de Medellín, su calidad del aire y el accionar del Gobierno y de la ciudadanía, inició este encuentro en el que la imaginación se encontró con la reflexión para aterrizar los conocimientos y los nuevos aprendizajes sobre estos temas.  Además, el colectivo Mutante Lab compartió con los asistentes diferentes herramientas tecnológicas de realidad aumentada, de creación interactiva y programación para que surgieran nuevas ideas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Exploratorio (@exploratoriomed) el

 

En las sesiones siguientes participaron de una charla con el biólogo Juan Gato del grupo del Exploratorio Biohacking, sobre la evolución de las especies que les permitió a los asistentes moldear sus ideas según estudios científicos. También, realizaron bocetos individuales y en equipo para concertar propuestas sobre la construcción de las nuevas especies mutantes. 

“Este espacio me permitió entender unas dinámicas de interdisciplinariedad muy interesantes, donde todos los saberes son válidos y bienvenidos y que, de una u otra forma, ayudan a aumentar el espectro para entender una problemática que a todos nos involucra como lo es el tema de la intervención del hombre sobre la naturaleza. Considero que en mi quehacer como ingeniera-artista, fue el aspecto más importante de este laboratorio”, explica Erika Torres, asistente al encuentro. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Exploratorio (@exploratoriomed) el

 

Después de este proceso de construcción narrativa, los asistentes exploraron materiales y texturas para la construcción y funcionalidad de sus bestias mutantes o cyborg, con ayuda de los líderes temáticos y de taller del Exploratorio del Parque Explora comenzaron a surgir peces inmunes al mercurio o hasta bacterias que se alimentan de plástico. La meta de este encuentro no era solo la construcción de estas especies sino también, el montaje de una exposición para que los ciudadanos se acercaran a este proceso y pensaran problemáticas ambientales desde otra perspectiva. 

“Aprendí a convertir las tecnologías en experiencias de aprendizaje, que nos ayudan a ver y utilizar el mundo de manera diferente. Además, en mi práctica docente descubrí formas de hacerle ver a los chiquitos que la tecnología va más haya de las redes sociales. Que con ellas podemos reinventarnos en la práctica pedagógica para que los aprendizajes sean significativos”, explica Laura Córdoba, asistente al laboratorio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Exploratorio (@exploratoriomed) el

Una vez terminado el proceso de construcción y reflexión, los asistentes compartieron sus aprendizajes y aspectos para mejorar procesos futuros, como conclusión final se reafirmó parte del manifiesto del Exploratorio: la no jerarquía de conocimientos y el error como oportunidad. “Tenemos la idea de que la ignorancia es un delito, un desprestigio inmediato y al contrario, el desarrollo de la ciencia se lo debemos a que como seres humanos no sabíamos y que había cosas por descubrir, como vimos en el transcurso de este laboratorio”, concluyó Natalia Rivera. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Exploratorio (@exploratoriomed) el

Contenidos relacionados
Exploratorio
Entre el 16 y 21 de julio se celebrará en Medellín la Semana de la Escucha: un festival de sonido y artes intermedias,...
Exploratorio
El espacio público tiene una dimensión política que no necesariamente reconocen todas las perspectivas existentes sobre...
Exploratorio
La Vox Populi Radio Comunitaria Itinerante de Bogotá estuvo en el Exploratorio del Parque Explora, del 3 al 6 de abril...
Exploratorio
Como resultado de una convocatoria que realizó este Taller público de experimentación, en enero de 2019,  se...
Contenido Popular
Ya tienes tu boleta, ¡ahora prepárate para la diversión!   Con tu pasaporte tienes derecho a visitar los...
Salud
Fany Arango es auxiliar de enfermería. Vive en Medellín y aunque a diario se enfrenta con la vida y la muerte,...
Biodiversidad y Biología
  26 Minutos | Un documental de Longtail Distribution Network Tentáculos flexibles y alargados; rápidos...
Fiesta del libro y la cultura
“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé...