Antonio Machado

Kant, el hombre sencillo

¡Tartarín en Königsberg! Con el puño en la mejilla, todo lo llegó a saber. Antonio Machado