Nuevas historias en el Acuario

COMPARTIR

El bogavante

El bogavante ( Homarus americanus) vive en los mares helados del Atlántico, entre Canadá y Carolina del Norte, y acostumbrado como está a temperaturas árticas, el que ves en la foto pasó nueve meses en observación y cuidado del equipo de biólogos en nuestras áreas de manejo especial para lograr adaptarlo lentamente a aguas más cálidas (20°C).

 

En el fondo del océano, el bogavante prefiere los fondos rocosos, donde puede esconderse durante el día de los bacalaos, sus principales depredadores, y aventurarse por la noche a buscar su propio alimento: almejas, cangrejos, caracoles, peces pequeños, algas y otras plantas llamadas de eelgrass.

Esta es la especie de langosta más grande. En casos excepcionales puede llegar a medir un metro y pesar hasta 20 kilos. El que vive en nuestro Acuario mide unos 43 centímetros, un tamaño más común, pero su crecimiento es igual de sorprendente.

El cuerpo del bogavante está cubierto con una armadura natural que le sirve para protegerse de los rayos del sol o de algún daño mecánico (golpes). Para crecer debe mudar su caparazón o exoesqueleto. Cuando está pequeño lo hace con más frecuencia y el cambio de tamaño es evidente, llegando a crecer un 15 por ciento entre una muda y la siguiente.  

Dentro de los crustáceos, este bogavante pertenece a los decápodos. Tiene diez patas y cada par es distinto. Su cuerpo está dividido en 21 segmentos y si observas detenidamente podrás ver cómo está cubierto de pelitos delicados que funcionan como sensores ultrasensibles al movimiento, los cambios de temperatura y la detección de su alimento.

Su ciclo de apareamiento se da cuando las hembras acaban de mudar su caparazón. El macho se acerca un minuto, deposita el esperma y ella lo guarda en una cavidad de su cola. Varios meses después (hasta dos años), la hembra puede poner hasta 75 mil  huevos fertilizados. 

Cuando los huevos eclosionan en su vientre, son expulsados al agua y viajan doce días llevados por la corriente. En esta fase pueden ser el alimento de las sardinas o las anchoas, y por eso muy pocos, menos del 1 por ciento, llegan a establecerse en el fondo del mar como adultos. 

La razón que tenemos para encontrar un ejemplar de esta especie en Medellín es la película que Tom Cruice grabó en la ciudad en agosto de 2015 --muy controvertida por cierto--. La producción de la película requería esta especie, y no sabremos hasta que se estrene si nuestro nuevo habitante del Acuario sea el extra o tenga un papel protagónico en alguna escena.

Aunque no podemos distinguir aún si este bogavante es macho o hembra, es un animal marino importante, que nos comprometemos a cuidar y a atender como protagonista de una necesaria reflexión: hay un esplendor en riesgo que tenemos el deber de conocer, para cuidar. 

Contenidos relacionados
Biodiversidad y Biología
Por Carolina Sanín, jefe de biodiversidad del Parque Explora El martes 3 de octubre, naturalistas y apasionados...
Biodiversidad y Biología
Un naturalista urbano quiere tener a la biodiversidad muy cerquita, así que busca cualquier rincón para tener plantas....
Biodiversidad y Biología
Desde el 15 de agosto de 2017, una nueva habitante hace parte del Vivario Explora. Se conoce comúnmente como...
Biodiversidad y Biología
Qué bien trazó el hábil jardinero con flores y hierbas este nuevo reloj donde el suavísimo sol en lo alto corre a...
Contenido Popular
Ciencias Sociales y Humanas
El Parque de los Deseos es un lugar de encuentro para las personas LGBTI reconocido en la ciudad y líderes de la...
En Bursa, Turquía, una ciudad con aproximadamente la misma contaminación lumínica de Medellín, también se puede ver...
Ciencias Sociales y Humanas
El pasado jueves 22 de octubre en el Parque de los Deseos los invitados expusieron las dificultades que enfrentan...
Según narra el portal inglés BBC noticias, Stephen Hawking ha descrito la búsqueda de vida extraterrestre como "la...